El Contrato Petrolero 2011-2013

Dom 15/07/2012 - 08:14
Por: 
Atilio Hernández R. *
Notas Laborales

El marco de referencia de la contratación colectiva en Venezuela durante medio siglo fue el contrato colectivo de trabajo aplicado en beneficio de todos los trabajadores de la industria petrolera y petroquímica incluidos los obreros de las empresas contratistas. Ahora, a éstos se les paga por Ley del Trabajo y a las cooperativas ni siquiera por la legislación laboral en un proceso de exclusión, tercerización y discriminación laboral inaceptable.

Ya en la época del Presidente Caldera bajo la gestión de Luis Giusti se le hicieron los primeros recortes a los derechos laborales logrados por los petroleros siendo el más afamado la conversión de la cláusula del comisariato en un beneficio pagadero en bolívares mediante el sistema hoy vigente de tarjetas electrónicas de alimentación (TEA).

Bajo el gobierno del Presidente Chávez, la negociación del primer convenio en este período de socialismo bolivariano se hizo bajo el calor de una huelga liderada desde FEDEPETROL. Tras los sucesos del golpe de Estado de Carmona y el paro petrolero se les vendió a los petroleros que no podían tener una política economicista, que el salario no era lo fundamental y que los petroleros en la PDVSA roja rojita debían dar el ejemplo.

Se estableció entonces una política de no discutir contratos extendiendo la vigencia de los que se vencían más allá de los 2 años ya logrados en convenios anteriores. Desaparecieron los aumentos salariales por mérito y se bonificó lo que anteriormente se pagaba como retroactivo con todas sus incidencias salariales.

En la reforma laboral del 97 los petroleros preservaron en la LOT sus prestaciones sociales dobles contractuales en base al último salario y a razón de 60 días de salario por año de servicio. Bajo la gestión de Rafael Ramírez el salario mensual se ha reducido y la TEA ha crecido a casi un 50 % de la remuneración para deteriorar por esta vía las prestaciones sociales contractuales al disminuir su base salarial de cálculo violando la Ley de Alimentación conforme a la cual el beneficio alimentario no puede exceder más del 30 % de la remuneración del trabajador.

Para colmo de males, las negociaciones contractuales carecen de transparencia, no involucran a toda la dirigencia de la Federación FUTPV elegida por los petroleros, sino restringidas a los vinculados al PSUV. Dejaron de editar el librito impreso. El contrato colectivo vencido ni siquiera se encuentra depositado en el Ministerio del Trabajo.

Ahora, con un insuficiente aumento de 30 Bs. diario para el primer año y de Bs. 10 adicional para el segundo año más un incremento de 600 Bs. mensual en la TEA, los petroleros ven insatisfechas sus esperanzas de una justa compensación respecto de 3 años de inflación acumulada. Pero al menos obligaron a que se acordara uno nuevo aunque su contenido integral sea desconocido para los trabajadores.

Correo: notaslaborales@gmail.com
Consultas: 0414-341 3641 (De 6pm a 8pm)