En show televisivo firman contrato petrolero. Una foto para el olvido

Jue 21/01/2010 - 10:04
foto para el olvido.gif
Por: 
Laclase.info

Caracas, 21 de enero de 2010. En el marco de un profuso alarde publicitario en televisión, el presidente Chávez, la ministra del Trabajo María Cristina Iglesias, el representante de los patronos de PDVSA Rafael Ramírez y la burocracia sindical arrodillada, se firmó en la noche de este miércoles 20 de enero de 2010, el nuevo contrato colectivo petrolero. La composición de la mesa del evento, es una foto de la indignidad, es una foto para el olvido.

Con un séquito de escasos 300 petroleros, mayoritariamente procedentes del estado Zulia, a quienes continúan chantajeando porque recientemente les compraron su conciencia con la ficha blanca que los acredita como empleados fijos de PDVSA, se llevó a cabo el acto protocolar de la firma del nuevo contrato petrolero que regirá, en teoría, las relaciones obrero-patronales entre el 1 de octubre de 2009 y el 30 de septiembre de 2011. Decimos que en teoría, porque el acuerdo establece que las negociaciones del nuevo contrato sólo se iniciarán hasta el primer trimestre del año 2012, con lo que se legitima la extensión del contrato petrolero de 2 a 3 años.

En un sartal de palabras y frases incomprensibles, Wills Rangel expresó los importantes "logros" alcanzados. De la misma forma se refirió el ministro-patrón Rafael Ramírez, quien además se vanaglorió de que cumplió su deseo de discutir del contrato colectivo con personal rojo-rojito, que le permitiera seguir descuartizando las conquistas que los petroleros han logrado en más de 80 años de lucha.

Las promesas fueron también el denominador común del evento. Supuestamente PDVSA construirá 14 mil viviendas para los trabajadadores, las cuales se incementarían al doble si se atiende la solicitud que hizo el presidente Chávez de que además PDVSA construyera viviendas para los sectores populares. Para quienes son petroleros y conocen el comportamiento de la tecno-burocracia patronal roja-rojita, saben que todo quedará en meros anuncios, ya que PDVSA incumplió durante 5 años el pago del incremento salarial por concepto de evaluación de desempeño y durante los cuatro últimos años no aprobó más de 10 préstamos para vivienda.

Para encubrir el desastre que representa la firma de este contrato para 100 mil petroleros, el presidente Chávez cambió rápidamente de tema y se dedicó a explicar lo inexplicable o a seguir cayéndole a coba al pueblo venezolano sobre las reales causas de la crisis eléctrica, o para instar a la oposición a que le haga un referendo, etc., etc.

Sin duda alguna, el presidente Chávez no tenía mayor libreto para alabar un contrato que cercenó conquistas, afectó a jubilados y personal tercerizado que laboró entre enero y septiembre de 2009, que castigó a los petroleros fijos con un incremento real a la firma de Bs. F 12,5y les robó la retroactividad cambiándola por un miserable bono de Bs.F 8 mil, que no tiene ninguna incidencia salarial y está muy por debajo de lo que devengaría un trabajador si se aplicara el retroactivo a partir del 21 de enero de 2009, fecha en que expiró la vigencia del contrato colectivo.

Mientras el show televisivo transcurría, los petroleros tarifados aplaudían, mientras que sus jefes políticos y sindicales de Vanguardia Obrera Socialista reían. ¡¡¿De qué se rien traidores, de qué se ríen?!! Seguramente están felices porque sus alforjas están llenas de privilegios y bonificaciones por haber traicionado a cien mil trabajadores petroleros.

La burocracia considera que su labor ya está cumplida y que han pagado la deuda con PDVSA que les facilitó millones de Bs.f para que salieran electos como directivos sindicales. Lo que no saben, es que difícilmente podrán transitar por las áreas petroleras, sin que sientan el repudio y la indginación de millares de petroleros de base que los catalogarán como los más grandes traidores de la historia de lucha sindical en PDVSA Y Venezuela.